Comerciantes y consumidores de Reino Unido en contra del SDDR

La Asociación de Tiendas de Conveniencia (ACS) y la Asociación del Pequeño Comercio de Reino Unido (SGF) han llevado a cabo un estudio para conocer la opinión de sus asociados y de los consumidores del país sobre el reciclado y el impacto que tendría un SDDR en el comercio local.

Para ello, realizaron entrevistas con tres grupos de consumidores y comerciantes de Inglaterra, Gales y Escocia para averiguar el grado de conocimiento sobre el SDDR y el impacto que tendría sobre sus hábitos de reciclado y sus negocios. Además de estas discusiones en grupo, se realizó una encuesta a 2.000 adultos para saber su opinión sobre el reciclado existente, si preferirían un SDDR o dónde llevarían sus envases si existiera un SDDR.

Hand

El 70% de los consumidores del Reino Unido prefiere el sistema actual de contenedores, frente a un 21% que preferiría el SDDR, y tan sólo el 9% declara que reciclaría más con un SDDR. Las personas sin vehículo, mayores y/o con movilidad reducida son los que mayores inconvenientes ven al SDDR y serían los más perjudicados al no poder devolver, en muchos casos, sus envases.

Los consumidores creen que el SDDR perjudicaría al pequeño comercio; la mayor parte de ellos los devolvería a los supermercados (51%) pero una parte importante (35%) en tiendas de barrio, donde creen que no se podrán aceptar todos los envases. El pequeño comercio comparte esta preocupación con los consumidores.

Las tiendas de barrio, de las cuales el 93% tienen menos de 186 m2 y el resto no supera los 280 m2, no tienen claro cómo van a poder recoger, clasificar y almacenar los envases SDDR. Unido a esto están los problemas económicos a los que tendrán que enfrentarse pequeños y grandes comercios. Los pequeños comercios creen que bajará el número de clientes que acudirán a sus tiendas, debido al tiempo necesario para recoger y clasificar los envases, ya que no podrán prestarles la misma atención que antes y sus compras serán innecesariamente largas. Por otro lado, tanto grandes como pequeños comercios muestran su preocupación sobre si tendrán que invertir en contratar nuevo personal o comprar máquinas para recoger los envases SDDR.

Pero a los comerciantes no sólo les preocupan los temas económicos, también lo están con la seguridad e higiene, que afecta directamente al consumidor. Esto preocupa especialmente a aquellas tiendas que preparan productos frescos, y nace de una experiencia anterior con botellas retornables en Escocia, en la que recogieron botellas rotas e incluso manchadas de sangre que ponían en peligro la salud de comerciantes y consumidores.

London“Mediante esta investigación en todo el Reino Unido hemos llegado a la conclusión meridiana de que el SDDR tendría un impacto negativo sobre los consumidores y los comerciantes.El SDDR es demasiado complicado, demasiado caro y requiere demasiado esfuerzo por parte de comerciantes y consumidores. Creemos que se debe invertir más en mejorar los actuales sistemas de contendores  y  sensibilizar a los consumidores sobre cómo reciclar más eficazmente” ha declarado Peter Cheema, principal responsable de SGF.

 

Compartir: