El littering es un problema educacional

Los españoles señalan al ciudadano como responsable del abandono de basura, también conocido como littering. Así lo señala un estudio de percepción realizado por la consultora internacional Kreab, para Eroski Consumer, la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (HISPACOOP) y la Plataforma Envase y Sociedad.

El “Estudio sobre el papel del ciudadano en el abandono de basuras en espacios públicos (littering)” fue realizado a nivel nacional a través de la web de Consumer utilizando el modelo CAWI (Computer Assisted Web Interview), encuesta online asistida por ordenador. Se consolidaron 1335 encuestas compuestas por 19 preguntas, que fueron realizadas entre el 13 y el 26 de junio de 2016.

El estudio concluye que el ciudadano percibe el abandono de basuras en espacios públicos como un problema que afecta principalmente a los mares y océanos, aunque valoran su impacto sobre el resto de entornos siempre como muy alto (por encima de 7,5 sobre 10). El 62,9% de los encuestados cree que más del 75% de la basura marina se genera en tierra, lo cual se ajusta a los datos oficiales del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que lo sitúa en el 80%.

Al pedirles que valoraran del 1 al 10 la responsabilidad de los diversos agentes frente al problema del littering, los encuestados señalaron al ciudadano (9,3) como el principal factor de abandono de basuras, muy por encima de las empresas (8,4) y la administración (7,7). Además, señalan que el principal motivo por el cual se produce este problema es por falta de educación (9,0) y pereza del ciudadano (8,8). Por ello, las principales soluciones serían la concienciación y la educación ciudadana (9,3) seguida de sanciones o multas (8,7).

El 77% de los encuestados piensa que más del 50% de la basura abandonada corresponde a envases mostrando una percepción mayor que los datos disponibles hasta la fecha provenientes de diferentes fuentes.

Se puede observar el calado de las campañas de comunicación en la sociedad cuando se les pregunta sobre sus hábitos, mostrando que estos son medioambientalmente favorables. A la hora de deshacerse de un envase en un lugar público apenas el 0,2% de los encuestados optaría por dejarlo en el suelo. Además, el 44,4% declara que lo tiraría a un contenedor destinado para su reciclaje y, de no encontrarlo, se lo llevaría. También se ha observado que las personas que no realizan reciclaje doméstico son las que más contribuyen al littering.

Al realizar un análisis por zonas, se pudieron observar diferencias significativas dependiendo de la zona de residencia del encuestado. En la costa mediterránea los encuestados afirman mayoritariamente no dejar los envases fuera de la zona preparada para su recogida y, de encontrar un envase en el suelo, el 36,3% lo recogerá si tiene una papelera o contenedor cerca donde depositarlo.

En la costa norte es donde más encuestados afirman reciclar siempre (74,2%) y también admiten que recogerían un envase del suelo para depositarlo en un contenedor o papelera de tenerlos cerca (37,9%). El 43,7% de los encuestados de la zona centro y centro norte afirman depositar sólo el envase en un contenedor de reciclaje, guardándolo para depositarlo más adelante si fuera necesario.

La zona sur es la que muestra un peor comportamiento ambiental pues un 1,1% afirma dejar envases directamente en el suelo cuando se encuentra en un espacio público. Por el contrario, en Canarias y Zonas Autónomas, pese a ser la zona en la cual menos encuestados afirman reciclar siempre (50,8%), a la hora de deshacerse de un envase en la vía pública el 53,1% lo hará sólo en un contenedor de reciclaje.

El estudio completo puede ser consultado en este enlace.

Compartir: